3 razones por las que lavarse los dientes te puede hacer mejor músico

¿Te lavas los dientes tres veces al día? ¿Todos los días? ¿y desde hace años? Eso es un éxito rotundo en cuanto a rigor y hábitos consolidados ¿no te parece? Si has conseguido mantener la higiene dental durante toda tu vida es por estas tres razones:

- Sabes que lo necesitas para estar bien.
- Sabes lo que tardas y tienes programado en qué momentos de día vas a hacerlo.
- Lo haces todos los días, sin excepción.

Vamos a ver cómo lo podemos aplicar a tocar un instrumento:

Sabes que lo necesitas para estar bien

Hay algo que hace tiempo que anhelas. Puede ser terminar una canción, estudiar armonía, o aprender una técnica de grabación. Quizá quieras mejorar con la mano izquierda en el piano, aprenderte el bajo de un tema, o poner acordes que no conoces a lo largo del mastil de la guitarra. Sé concreto y detecta eso que mas deseas ¿lo tienes? Pasa al siguiente punto:

Define el tiempo que vas a invertir y programa en qué momento del día vas a hacerlo. 

Dedicar 3 minutos a lavarte los dientes y hacerlo 3 veces al día los 7 días a la semana, supone un total de 63 minutos a la semana. Ahora piensa que si te comprometieras a tocar algo concreto durante 15 minutos y lo hicieras dos veces al día ¡estaríamos hablando de un total 3 horas y media a la semana! Suma dos ventajas: 15 minutos son fáciles de ubicar y al ser un intervalo tan corto el rendimiento es mayor. 

Tú nunca olvidas cuándo tienes que lavarte los dientes porque aprendiste a hacerlo después de las comidas y ahora es un hábito que haces sin pensar. ¿Qué te parecería reservar 15 mintos a tocar antes de comer y antes de cenar? Si este ejemplo no te encaja, encuentra un momento que te sea fácil de cumplir y recordar.

Hazlo todos los días sin excepción 

Es el momento de ser ambicioso. Has elegido algo por lo que apostar y sabes que lo deseas. Dispones de un verdadero tiempo para hacerlo. Solo queda materializarlo, sin excusas y sin posponerlo.

 Se habla mucho de la regla 21/90 que dice que se requieren 21 días para crear un hábito y 90 días para transformar ese hábito en un estilo de vida. Puede ser una meta interesante pero mi propuesta es que recuerdes y disfrutes la sensación de estar en forma que proporciona el tocar a diario.

Y si a pesar de todo alguna vez aparecen la pereza o las dudas... ¡piensa en tus dientes!








Comentarios

Entradas populares