"La razón principal que me llevó a contactar con Mario fue que en ese momento me encontraba estancado como guitarrista. No sabía por dónde tirar y llevaba ya un tiempo rondándome la sensación de haber llegado a un punto en el que me costaba de veras avanzar por cuenta propia. El aprendizaje comenzó el mismo día que nos conocimos, cuando le comenté “lo peor es que siempre acabo tocando lo mismo”, y él me contestó “la solución es fácil: haz lo que nunca haces”. Así de sencillo.

  El enfoque que usa conmigo Mario en sus clases me gusta porque prima la parte práctica y la creatividad. No creo que sean clases de guitarra al uso; yo más bien las percibo como clases de música y canciones en las que pasan muchas cosas. Además, aparte de corregir malos hábitos y vicios en mi manera de tocar que ni siquiera había detectado, con Mario he conseguido recobrar la confianza en mí mismo, quitarme complejos y ser consciente de que hay que mimar la expresividad en todo momento, escuchar atentamente y mantenerse musicalmente alerta para poco a poco ir perfeccionando el qué decir y cómo.

  En clase decimos que la teoría está muy bien, que nos da una base sólida sobre la que movernos, pero al final lo que verdaderamente manda es el oído. Y esa es la gran lección que de un modo u otro siempre me traigo a casa." 

Quique BC, Toledo
_______________________________________________________________




  "Gracias a Mario Raya por su paciencia y por seguir tratando de convertirme en un "inconsciente competente". Gracias por ayudarme tanto y a la vez evitarme el psicólogo. Mario hace que cada tarde de jueves sea especial y única. Y además tiene grandes canciones esperándonos."

Chema Domenech, Madrid




______________________________________________________________


  "Te admiro como guitarrista y te considero un tipo muy ágil mentalmente , rápido y meticuloso a la hora de enseñar. Se aprende mucho tocando contigo y escuchándote.   Sobre todo me gusta que te vuelcas en que el alumno toque bien, en que  suene bien. Hay mucha creatividad en las clases.
  El otro día tuve la oportunidad de tocar con los de "La sonrisa de Julia" y les gusto mucho . Al final tocaba yo y ellos cantaban. Les puse el tema que grabamos en clase y les encantó ¡Me hizo tanta  ilusion como cuando gané mi primer premio en cocina!"

 Diego Guerero, Madrid
 

________________________________________________________

   "Todo empezó como un posible final. Veinte años estudiando y tocando. Cientos de clases, cientos de bolos, y aún así me sentía bloqueado a todos los niveles. Pensé en dejarlo. Conocí a Mario... buena impresión y en pocos minutos dió en el clavo... 

- ¿Piensas dejarlo? Déjalo. ¿Quieres tocar? toca.

Tan sencillo y tan complicado. Vamos, pensé, parece un buen consejo. En la primera clase descubrí y aprendí cosas que nadie me había enseñado. Atención al detalle y a la música que ya ha salido o que está saliendo. "No te preocupes tanto por lo que sabes, deja fluir la música y escucha". Sabios consejos. Lo mejor fué la sorpresa de que todo está dentro de mí. A partir de ahí disfruté viéndole tocar y demostrando que tenía razón. Me descubrió una forma de tocar, la suya, deslumbrantemente sencilla. Compartió conmigo canciones, artistas... y amplió mis influencias como un virus."

Quique Ruescas, Villarrobledo
@QuiqueRuescas


________________________________________________________


"Hace unos meses me surgió la oportunidad/necesidad de llevar a cabo algo que siempre quise hacer, grabar un disco. Tenía muchas dudas, y antes de meterme en el estudio, quería darle una vuelta a las canciones que iba grabar, para pulirlas y que todo fuera más rodado.  No dudé  en acudir a Mario Raya porque sabía que podría ayudarme,  tiempo atrás estuve dando clases de guitarra con él, y ya entonces  me ayudaron a mejorar mucho. Por tanto, sabía de su seriedad y buen hacer como profesor, sabía que su franqueza y su respeto por las canciones me podrían ayudar a mejorar mis composiciones.  

Planteamos trabajar una canción por clase, se trataba de darles una vuelta para intentar sacar lo mejor de ellas, revisar estructuras, formas de empezar, de acabar…. Todo ello manteniendo la esencia de los temas. Una vez metidos en harina, me hizo ver donde debía  mejorar la técnica de guitarra, la intención a la hora de tocar determinadas partes, o aspectos  que tenía descuidados como la correcta acentuación o la afinación. Semana a semana fui comprobando como mejoraba, y tengo pruebas de ello, ya que grababa cada clase ( gran herramienta el grabador digital!!); lo cual me servía de mucho, para no perder detalles de sus impresiones sobre cada canción, posibles variantes, aspectos a mejorar… Meses más tarde me dio por escuchar algunas de esas clases y me quedé impresionado con lo mucho que había evolucionado. Cuando me metí en el estudio e hicimos la preproducción  del disco, la mayor parte de lo tratado en las clases fue apareciendo. La mayor parte de las estructuras de las canciones quedaron como las había modificado tras las clases, y esto, sin duda, hizo el proceso de producción más sencillo. 

               En un lado más psicológico las clases me ayudaron a resolver dudas, apaciguar complejos y creer más en lo que hago. Sin duda mereció la pena.
Desde aquí me gustaría agradecer el trabajo de Mario."

Rubén Jarque, Madrid


_____________________________________________________________


  "Mario muestra mucho interés en ayudar a solucionar las dificultades que puedan aparecer, solucionándolo siempre de manera eficaz. Lo mejor de todo es que es muy flexible en sus planteamientos didácticos buscando siempre corregir defectos de manera muy resolutiva.
 
Personalmente tengo un problema de laxitud articular en los dedos de las manos que requiere mayor esfuerzo postural con ciertos dedos y Mario ha mostrado mucho interés en buscar la postura que facilite mi manera de tocar, investigando mucho según van surgiendo problemas. Es algo que agradezco bastante pues hasta la fecha dicha historia sólo me había acarreado problemas y frustraciones, con lo que en poco tiempo mi manera de tocar se ha vuelto mucha más relajada y eficaz.

Agradezco mucho la dedicación tan personal de Mario en todas sus clases. Es un placer tocar con él."
 Juan José Rodriguez, Madrid


_________________________________________________________________________

 
 "Ir al taller de acordes de Mario supuso un gran adelanto en mi manera de "ver" la guitarra. Lo que aprendí en una tarde me sirvió para entender cómo se distribuyen las notas por el diapasón y cómo esas notas forman armonías. Es algo que después aplicarás siempre. Se lo recomendaría a cualquiera que pretenda dar un paso más, es estimulante.
David Quinzán, La Coruña


_________________________________________________________________________


"Acudí a Mario buscando un profesor de guitarra. Y encontré un forma de enfrentarme a muchas trabas de la vida. “¿A ti te gusta? ¿Te sientes cómodo? Pues hazlo. Si no es así, simplemente hay que cambiarlo”. Esa fue su recomendación en la primera clase. Algo que desde entonces me sirvió de mantra. “Prueba cosas, cambia y escucha. Y cuando lo hayas hecho, entonces decides”.




En sus clases nada está prohibido. Y queda poco espacio para ocultar tus defectos en patrones aprendidos y lugares comunes; esa forma de tocar donde te sientes cómodo y que has repetido miles de veces hasta convertirse en losa. La exposición es incómoda, a veces. No por su método, sino por la facilidad que tiene para llevarte hasta la fuente del problema. A partir de ahí, llega un trabajo que me sirvió de brújula para un camino que -ahora entiendo- nunca termina. Gracias Mario por las clases. Y por ayudarme a entenderlo."



Dani Montero. Madrid

___________________________________________________________


  "Las clases con Mario son algo más que las típicas clases de guitarra. Primero porque él no es un profesor al uso, y segundo porque no son clases nada encorsetadas. Mario sabe utilizar muy bien la psicología para sacar lo mejor de ti, no permite que pongas excusas ni que te ampares en tus limitaciones, porque siempre hay un camino por el que escapar.

Para los que no sabemos leer partituras estas clases son perfectas porque te enseña a escuchar –primero escucha, ya tendrás tiempo de tocar, me repetía todas las tardes. Te hace ver que con un par de reglas básicas se puede construir todo un mundo de sonoridades y de armonías. Y ese es el mayor descubrimiento que he hecho en 16 años tocando la guitarra.

Pero lo mejor de todo es que son clases muy, muy dinámicas, no hay un guión, puedes estar tocando una canción de James Brown y de repente uno de sus acordes te lleva hasta el “heart of gold” de Neil Young. Esto es algo que me parece positivo, tocar, tocar y tocar. Y así, poco a poco y tarde tras tarde, vas notando una mejoría que ni siquiera acertabas a adivinar al sacar por primera vez la guitarra delante de él.

Su primera pregunta fue “¿qué quieres conseguir con las clases?”. Cuando le respondí me pidió que tocara algo, lo que quisiera. En ese momento adivinó lo que yo quería, captó lo que necesitaba y se puso manos a la obra. No le puedo estar más agradecido.

Álex, Madrid

__________________________________________


"Mi nombre es David, andaba buscando un profesor que me ayudara a subir de nivel, sentía que no podía avanzar más y que estaba estancado en un nivel donde no quería estar. Contacté con Mario y enseguida vio por donde había que trabajar. En la primera clase pude ver como la mano derecha, la que manda, no iba bien y como Mario me iba desbloqueando la mano y llevándome a ver otras posibilidades, descubriendo que sí se puede llegar más lejos.

 En cada clase el trabajo tenaz de Mario me hizo crecer. Incluso cuando yo me desesperaba, él fue constante conmigo y no me permitió que me viniera abajo, gracias a sus clases soy consciente de dónde tengo que enfocar mi trabajo y como hacerlo, un profesor muy recomendable si quieres avanzar y romper estructuras mentales que no te dejan progresar."

David Fraguas, Madrid. Guitarrista en Laika stone


____________________________________________________________________________


"Llevo tocando la guitarra más de 20 años de forma muy intermitente pero en los últimos años había adquirido un hábito mucho más regular que me fue empujando a hacer mis propias grabaciones en casa. Con la necesidad de componer canciones propias, me di cuenta de mis limitaciones para expresar las ideas que tenía en la cabeza. Me frustraba no poder transmitir lo que quería con la guitarra. Fue entonces cuando contacté con Mario Raya y desde el principio me di cuenta de que sus clases no son como yo había imagiando que eran las clases de guitarra (teoria, ejercicicos, escala para arriba, escala para abajo,...), sino que usabamos canciones con las que yo me identificaba musicalmente y las exprimíamos buscando detalles que pasan desapercibidos en una escucha más a la ligera, distintas formas de tocar lo mismo, melodías ocultas pero que están ahi y que dan todo el sentido a la canción. Además, aparecían conceptos de teoría que se aplicaban al instante en lo que estabamos trabajando. ¡LA CLASE ESTABA EN LAS CANCIONES!

En seguida noté que los brazos y las manos estaban más relajados, adoptaban una posición más natural. Empecé a moverme con más soltura por el mastil, lo que me dio una sensación de libertad increíble. Aprendí que tocar la guitarra es como hablar y que una misma frase puede significar muchas cosas según cómo y dónde se diga. Aprendí que la intención a la hora de tocar la guitarra lo es todo para sonar bien. Aprendí lo importante de escuchar antes de tocar. Aprendí que tocar la guitarra es algo muy serio. Vi la diferencia entre tocar la guitarra y TOCAR LA GUITARRA.

Lamentablemente para mi, por motivos personales, tuve que dejar las clases, pero tengo muy claro que si en algún momento puedo retomarlas para seguir aprendiendo, lo haré sin dudarlo. Creo que con Mario ves el camino a seguir para lograr lo que buscas y lo que más me impresiona es que creo que tiene un camino distinto para cada persona y eso solo puede conseguirlo alguien que sabe lo que está haciendo.

Si estáis leyendo ésto para informaros sobre sus clases, no lo dudéis más. Si ya conocéis su método, seguro que entendéis perfectamente lo que os estoy contando."

Jorge, Madrid



_____________________________________



"Lo llaman clases de guitarra y no lo son……….

Mario ha creado un espacio distinto, donde el descuido no tiene sitio, el detalle es el hábitat y la palabra el instrumento afinado y a punto.

La creatividad toma significado, el talento es sustituido por el trabajo, el querer y el poder se dan la mano, la virtud de indicar siempre el camino correcto y el defecto toma consciencia que va a perder tarde o temprano.

Lo sencillo es práctico y no hay que darle más vueltas, por ello este tipo hace obtener resultados y además las ganas de volver a tener ganas de soñar a dos palmos del suelo encima de un escenario.

Quiero ser breve, por ello quiero que se queden con como empecé: lo llaman clases de guitarra y no lo son………."

Carlos Recio, Madrid



________________________________________________________________________


"El primer día que quedé con Mario tuvimos una charla acerca de gustos musicales, experiencias, objetivos personales. Al final de esa primera reunión le dije: "yo lo que no quiero es teoría, los papeles me abruman". Dicho y hecho. No hizo falta mas........

A partir de ahí, se puede decir que quedaba a tocar con un amigo, ya que lo que vino después no tenía mucho que ver con la idea que se suele tener de clases de guitarra. 

Es difícil explicarlo, es como si aprendieras sin darte cuenta de que lo haces, de una forma diferente, apreciar pequeños detalles, corregir malos hábitos y vicios adquiridos con el paso del tiempo, aprender a escuchar y a escucharse, desentrañar todos los secretos que nos regala la música... salía de las clases con el convencimiento de que no me estaban enseñanado, sino de  que todo estaba ahí y que simplemente había que sacarlo. Es alucinante, una especie de matrix donde todo encaja. 

Para mi las clases con Mario han supuesto una gran liberación a nivel personal y un cambio en mi forma de entender la música. He pasado del "no me sale, no lo entiendo, esto no mola" a el simplemente hazlo." 

Diego Cunquero, Madrid 

_________________________________________________________


Tras el taller de slide con Mario Raya son muchas cosas las que te llevas, no sólo aquellas relacionadas con el propio ámbito del taller, sino también una perspectiva diferente con la que apreciar la música, menos encorsetada, más natural y espontánea.  
La sensación es como la de alguien que encuentra algo que en el fondo llevaba buscando mucho tiempo y no daba con el modo de poder alcanzarlo a pesar de llevar años detrás de ello. 

Lo que pueden cambiar las cosas en un par de horas... Recuerdo estar un tanto torpe, es difícil romper con los viejos esquemas e integrar otros nuevos, cambiar la forma de tocar, y es que he sido un poco perro salvaje con el slide siempre. Ahora tengo la curiosa sensación de que voy a disfrutar como nunca antes tocando, tengo muchas canciones que "deslizar" y eso, me gusta.

Jumi Luzón, Albacete
https://www.facebook.com/jumisg



_________________________________________________________





 " Mi experiencia en las clases de Mario ha sido muy productiva y divertida a la vez. Se ha implicado desde el minuto 1 de la entrevista y se ha adaptado a mis necesidades y estilo en todo momento.


Clases personalizadas al milímetro y con un componente extra de cercanía  en la relación profe-alumno que te engancha semana tras semana. "

David, Madrid.










_________________________________________________________

Mi hora de la semana. 

Van a cumplirse casi 15 años desde que cogí una guitarra por primer vez lleno de ganas por aprender, eso sí, con algunos altibajos de vez en cuando. La ilusión y la satisfacción por tocar aparecían y desaparecían de forma muy rápida con la continua sombra  de "siempre hago lo mismo" o "no me emociona lo que hago"...

Desde que conocí a Mario, mi percepción sobre la música y la guitarra ha ido cambiando radicalmente. Ha pasado de ser un instrumento musical a una fuente de ilusión inagotable cada semana... y eso, para mí, no tiene precio.


No deja de sorprenderme cómo cada semana ,sin querer, aprendo y disfruto de la música, y una y otra vez, me vuelvo a sorprender. Es un circulo vicioso que por suerte, no tiene fin. La profesionalidad, pureza y dedicación de Mario en cada clase llama la atención al instante y hace que mi hora de clase sea "mi hora de la semana".

Gabi Sánchez, Madrid.



_____________________________________________

Contacté con Mario, ya va para tres años. Yo he estudiado Guitarra clásica en el Conservatorio, y de hecho, trabajo como profesor en el Conservatorio Profesional de Montijo (Badajoz). 
Pero me notaba encorsetado, sin ideas para otras músicas que también he disfrutado. Siempre me ha gustado todo tipo de música, y he intentado hacer algo con mi proyecto de canciones propias y versiones cercanas al rock en acústico...

Quería, pero no podía, llevaba tiempo sin ganas de tocar, las guitarras acústicas guardadas, veía que no avanzaba....

Contacté con Mario, y aunque por vivir en Extremadura, no pudieron ser clases continuadas, cuatro horas bastaron para cambiar mi forma de tocar y me atrevo a decir que de dar clases y de pensar musicalmente hablando... Fue como un choque que me abrió por completo.

Para empezar, salí con ganas...ganas de tocar, de probar cosas, tenía los conocimientos, pero muchas veces no disfrutaba ni los aplicaba, y tuve que encontrar formas de probar e improvisar, desempolvar lo aprendido...y aprender, sobre todo aprender... Ganas de enredar con el ukelele, con el piano, con el bajo, probar cosas, afinaciones abiertas, slide, probar, tocar, y probar...

Puedo decir, que para empezar, llegué pensando que tenía todo aprendido, y no sabía por qué no funcionaba, y aprendí que me quedaba todo por delante. Era cuestión de actitud...
Después de casi tres años, he cambiado por completo mis dinámicas, mis guitarras, mi actitud, mi forma de tocar, mi forma de enseñar y mis ganas de tocar.


Las clases con Mario, y uno de sus conciertos al que tuve la oportunidad de asistir uno de esos días en Madrid, fueron un punto de inflexión fundamental. Enseño mejor, trabajo mejor, y toco en muchos más sitios que antes, por lo que creo que estamos en el camino, aunque falta mucho todavía...

Muchas gracias Mario!!!!

Jorge Navarro, Badajoz

_____________________________________________


Comencé a buscar clases de guitarra por el mismo motivo que la mayoría de compañeros, por encontrarme estancado en el aprendizaje. Conocía el trabajo musical de Mario (Quique González, Rebeca Jiménez…) y en cuanto supe que impartía clases no dudé en contactar.

Yo tocaba en más de una banda, también en directo y grababa en estudio. Me defendía bien pero sabía que tenía mucho que aprender.
Con Mario lo primero que aprendí es que los guitarristas tenemos que contar cosas, hablar a través de la guitarra, igual que un cantante u otro instrumento. Eso es música, contar cosas.
Para ello lo que necesitas es vocabulario, y eso te lo enseñan las canciones. Clase tras clase vamos viendo canciones, siempre de oído y al detalle. Ellas mismas te enseñan acordes nuevos, arreglos, solos, dinámicas… Cuando todos creemos que nos sabemos perfectamente el riff de “Smoke On The Water”, pues no, hay muchos detalles que se nos escapan. Mario te enseña a escucharlos y ejecutarlos.

A parte del qué decir, está el cómo decirlo. En las clases se da mucha importancia a la interpretación y sentimiento a la hora de tocar.
Según avanzaban las clases empecé a escuchar más, cosa que antes no hacía mucho. Es vital tomar consciencia de lo que tocas, tener claro su significado y el porqué. Si no lo tiene quizás estés haciendo algo mal.
Lo más importante es que Mario te da las herramientas para seguir aprendiendo por tu cuenta. Al final ese es el objetivo: aprender, aprender y aprender.

Alberto Posada (Madrid)
@bertposada

________________________________________________________


Contacté con Mario por primera vez hará unos 2 años, sentía que me había quedado estancado como guitarrista y cada vez disfrutaba menos. Era consciente de muchos de mis malos hábitos, pero no sabía cómo corregirlos. 

Ya en nuestra primera reunión, me dejo impresionado, localizó todos mis defectos (de los que yo era consciente y de los que no), su pasión y forma de entender la guitarra me conquistaron desde el primer momento, así que no tardamos en meternos en faena.

Cada semana trabajamos sobre una nueva canción. Mario me ha enseñado a fijarme en los detalles, a no pasar por encima de los temas, sino meterme dentro de ellos y disfrutarlos. No tardé en darme cuenta de que cada tema que Mario me mandaba tenía un por qué, los errores se iban repitiendo y poco a poco íbamos puliéndolos. Además hemos trabajado sobre los temas de mi banda,  analizado todo mi equipo (amplis, pedales y guitarras) para sacarle el mejor sonido, reforzado conceptos de armonía que tenía olvidados, trabajado impro, composición....

Y no solo voy corrigiendo posturas, afinaciones, mejorando el oído... sino que con Mario he aprendido una nueva forma de ver la guitarra y la música en general. Ahora disfruto muchísimo más, tanto a la hora de tocar como de escuchar. 

Parece absurdo, pero poco a poco toco de una manera más activa, mucho más divertida, sin pilotos automáticos y sin clichés, con mucha más confianza, de nuevo me lo paso bien tocando solo o con más gente, y afronto con mucha ilusión todo el curro que me queda por hacer.

Así que Mario.... muchísimas GRACIAS por estos dos años y lo que quede...

Pablo Lorenzo Granizo (Madrid)